lunes, 14 de mayo de 2018

Flexiones laterales del cuello.

Los ejercicios de flexibilidad del cuello se han realizado desde hace cientos de años. 
Amigos y seguidores de este nuestro blog, hoy quiero hablarles de un tema que considero importante que los aficionados al caballo conozcan y entiendan el motivo porque se hacen las flexiones laterales del cuello del caballo.
He visto muchas veces a jinetes practicarlas de forma incorrecta y abusiva, por ese motivo hoy me animo a explicar como se deben de realizar y por qué.
El objetivo de las flexiones de cuello y nuca es soltar los músculos del cuello que facilitan la puesta en mano del caballo, las flexiones laterales sueltan los ligamentos del cuello, los estiran y flexibilizan, de esta forma conseguimos más agilidad y facilidad para la incurvación y una puesta en mano sin tensión en la mandíbula inferior del caballo.
También las articulaciones y las vértebras cervicales que forman el cuello se sueltan y se flexibilizan de tal forma que al caballo no le cuesta esfuerzo mantener el perfil vertical tan deseado para trabajar correctamente al caballo.
Estas articulaciones son:
La articulación de la nuca permite la flexión y extensión de la cabeza a la altura de la vértebra cervical, también ayuda al caballo a encontrar su equilibrio cuando trabaja y su respuesta positiva a las riendas.
La articulación del axis se encuentra entre la primera y segunda vértebra, es la que permite flexionar la cabeza de lado a lado, aquí tiene lugar la rotación de la nuca.
Las vértebras cervicales restantes hacen posible la flexión de arriba a bajo y de izquierda a derecha y la extensión total del cuello hacia delante y abajo.
Estas articulaciones trabajan en conjunto con ligamentos, tendones y músculos que debemos comprender como funcionan de forma adecuada porque son los que flexionaremos y ejercitaremos para mejorar el rendimiento del caballo.
¿Cómo hacerlo? Cuando nuestro caballo entiende bien los ejercicios como el girar y el cambio de dirección, los círculos y la incurvación, y se coloca adelante y abajo con un perfil en la vertical adecuado, podemos comenzar a flexionar el cuello del caballo a izquierda y derecha con el caballo parado.
Flexionaremos el cuello con la cabeza del caballo no muy baja, la nariz llegara a la altura en donde empieza el pecho y flexionaremos el cuello lateralmente con el perfil en la vertical hasta que veamos el ojo del caballo. Cuando lo consigamos hacer con facilidad cederemos a una postura más cómoda para el caballo, que es poner el cuello recto sin tensión en las riendas.
Haremos este ejercicio a una mano y después a la otra, buscando similitud en ambos lados del cuello.
Después esta secuencia: cuello recto en la vertical, cuello a la izquierda, cuello recto, cuello a la derecha, cuello recto y soltar rienda hasta que la nariz llegue cerca del suelo.
Después de práctica conseguiremos que el caballo entienda y haga de forma rápida sin resistencia, nunca nos excederemos al pedir la flexión lateral ni la vertical, nunca hay que encapotar al caballo ni hacer que mire a izquierda o derecha torciendo la cabeza, si ocurre esto, es recomendable no seguir con las flexiones.
Recuerden tomamos y cedemos con las riendas con suavidad, nunca por la fuerza, debemos conseguir con un suave contacto la respuesta del caballo, si no ocurre así, algo hemos hecho mal en el proceso o simplemente el caballo siente dolor.
Esto puede ocurrir si el caballo tiene la dentadura mal, o dolor en el cuello por haberse trabajado con un hierro inadecuado en la boca.
Cuando un caballo se resiste a hacer algo cotidiano en su trabajo, debemos consultar al fisioterapeuta equino o al veterinario, no culpemos al caballo,  pues si entienden lo que les pedimos siempre colaboran, recordemos que son animales nobles.
Después de enseñar parados las flexiones, las haremos al paso, más tarde al trote e incluso al galope, pero siempre flexionaremos lentamente unos trancos hacia un lado, luego al centro unos trancos también y luego hacia el lado contrario.
Nunca lo haremos rápido de atrás a delante, ni por la fuerza, ni girando la nariz o ladeando el hocico, prohibido hacer de izquierda a derecha como si el caballo diría que No. Es recomendable hacer siempre así: sobre la línea de cuartos lo ponemos recto, unos trancos flexión al exterior, despacio lo ponemos recto y suavemente al interior, otra vez recto y para terminar dejamos que alargue el cuello y la nariz.
Recordemos la colocación del cuello del caballo a lo largo de su entrenamiento.
Primeros meses de adiestramiento: cuello largo y un poco bajo.
Primer año de adiestramiento: equilibrio medio, el cuello esta largo pero la nariz del caballo llega al pecho.
A partir de los seis años el caballo si se adiestra correctamente elevará la cabeza y el cuello mantendrá el porte sin dificultades y trabajará ya en reunión .

lunes, 16 de abril de 2018

Como enseñar el galope reunido.

El galope reunido es cuesta arriba y elevado. 
Amigos y seguidores de este nuestro blog, hoy les quiero compartir mis tips para enseñar al caballo a galopar reunido.
Para comenzar, nuestro caballo tiene que tener un buen galope de trabajo, tiene que hacer sin tensión el contragolpe (galope en trocado), a ambas manos.
También debe ser capaz de alargar y acortar su galope sin dificultad.
Prepararemos poco a poco el galope reunido trabajando a intervalos breves en un perfil más corto al caballo, así los anteriores se elevarán y el caballo en vez de abanzar hacia delante, lo hará hacia arriba.
Necesitamos impulsión controlada y rectitud sin tensión, para ello necesitamos un caballo descontraido y atento a las ayudas.
Comenzaremos alargando y acortando el galope, seguiremos acortando hasta llegar al paso sin dificultades. Este ejercicio debe salir bien a ambas manos.
Después haremos la siguiente progresión, galope -parada- pasos atrás y de nuevo galope.
Cuando el caballo salga de nuevo al galope lo hará muy reunido, lo aguantaremos unos trancos así y lo pondremos al paso para premiarlo.
Después pediremos el galope reunido en círculos que irán disminuyendo y ampliando su tamaño.
También le reuniremos desde un apoyo al galope que puede terminar en una transición al paso o en un cambio de pié en el aire (volante).
Si notamos que el caballo pierde impulsión, tenemos que vigilar que no haga el galope en cuatro tiempos, si se da el caso debemos recuperar alargando el galope los tres tiempos,  nuestras ayudas tienen que ser más suaves.

viernes, 9 de marzo de 2018

Apoyos en zigzag.

Apoyo, poner recto y apoyo nuevo. 
Amigos y seguidores de este nuestro blog, hoy les quiero hablar del apoyo al galope en zigzag, es un ejercicio que se comienza a ver en las pruebas de nivel San Jorge.
Es un ejercicio dificil de ejecutar y exigente con el caballo, también exige al jinete mucha coordinación.
Requisitos para comenzar a enseñar :
El caballo debe poder incurvarse con facilidad a ambas manos tanto al trote cómo al galope.
El caballo debe cambiar de dirección con facilidad sin cambiar el ritmo o alterarse.
El caballo debe cambiar de pié al galope y conocer el apoyo al galope.
Las ayudas para el cambio de dirección son las del cambio de pié que se considera el primer tranco de la diagonal a este cambio le sigue el apoyo y con el nuevo cambio de dirección viene otro cambio de pié y así sucesivamente tantos apoyos y cambios de pié como sea de largo el zigzag.
Se puede introducir el ejercicio desde la línea media hasta el muro con poca incurvación, poner recto, cambiar de pie y apoyar hasta la línea media otra vez.
Si el caballo se tensa o corre, no pedir el apoyo,  corregir y calmar al caballo es más importante.
Debemos conformarnos con pequeños progresos, la calma y el control es lo más importante.
Podemos convinar estos ejercicios para mejorar el apoyo al galope :
Espalda adelante - apoyo - espalda adelante.
Apoyo - enderezar y alargar- apoyo.
Apoyo - círculo - apoyo.
Apoyo - cara al muro (travers).
Cuidado con que el caballo no adelante los posteriores a los anteriores.
Vigilar que no se acorte el cuello ni tuerza la cabeza.
Cuando dominamos éstos ejercicios y el caballo hace su primer zigzag bien, podemos hacer el zigzag a cambios contados de galope.
Ejemplo: cinco trancos a la derecha,  cambio de pie y ocho a la izquierda.
Luego podemos añadir otro cambio de pié más, junto a otro apoyo.
Entre apoyo a la izquierda y apoyo a la derecha, podemos dar un tranco al nuevo galope en recto y después pediremos el nuevo apoyo, con la práctica el cambio en recto de dirección desaparecerá y se podrá pasar de apoyo a apoyo en la nueva dirección sin enderezar apenas el caballo, en esta etapa es cuando podemos comenzar a hacer apoyos en zigzag con trancos más pequeños en cada nueva dirección, para así hacer una serie de tres trancos de galope a la izquierda, cambio de dirección y seis a la derecha, luego seis a la izquierda y tres últimos a la derecha.
En esta etapa el caballo no debe de comprimir su cuello, ni correr o disminuir la actividad del galope reunido.
Con calma y práctica mejorará y podrá hacer el zigzag con facilidad como se pide en los concursos.

lunes, 19 de febrero de 2018

La incurvación en los caballos.

 Figura: A incurvación a la izquierda, B sin incurvación, C a la derecha. 
Amigos y seguidores de este nuestro blog, hoy les quiero compartir todos mis conocimientos sobre la rectitud del caballo cuando hacemos adiestramiento, una colocación adecuada del caballo se consigue con la incurvación.
Cuando doy clases de equitación, pongo mucho interés en que mis alumnos se esfuercen al montar en conseguir rectitud y a veces rectitud e incurvación parecen conceptos diferentes pero uno no se consigue sin el otro.
La incurvación la aprende el caballo cuando le enseñamos a hacer un círculo, primero al paso, luego al trote, luego en transiciones paso, trote, paso y finalmente al galope.
El cuerpo del caballo se arquea ligeramente al rededor de la pierna interior del jinete, la grupa y el cuello del caballo se vienen al interior, pero las costillas del lado exterior se abren en esa dirección, si viéramos al caballo desde arriba, su cuerpo nos recordará la figura de la media luna y comprobaremos que su cuerpo se adapta a la trayectoria del círculo que estamos montando.
En un caballo correctamente incurvado, podemos ver que sus pies van en la línea de sus anteriores, entonces la distribución de sus fuerzas es pareja en ambos lados del caballo.
Cuando el caballo es colocado de esta forma, tiene mejor equilibrio por el motivo que les explique antes, decimos entonces que va recto.
Cuando montamos los ángulos de la pista, incurvamos al caballo al interior, tal y como lo hacemos en los círculos ( ayudas: pierna interior en la cincha, pierna exterior detrás pero pasiva y las riendas flexionan el cuello ligeramente al interior) pero cuando vamos por el lado largo de la pista y el corto, llevamos una incurvación muy sutil, debemos repartir el contacto y vigilar que la pierna exterior no meta en exceso la grupa.
Cuando paramos al caballo para el saludo, los pasos atrás o para comprobar su obediencia, llevaremos al caballo en una sola pista, es decir, sin incurvación.
De esta manera distribuiremos mejor la ayuda para la parada con ambas piernas y riendas del jinete.
En los círculos la incurvación será más notable, nuestro isquión interior irá un poco más adelante para soportar más peso del asiento. El caballo se incuvará sobre esa pierna que se convertirá en un eje impulsor.
Las ayudas serán momentáneas, cesarán cuando el caballo responda.
Si el caballo quiere cerrar el círculo para terminar antes, la pierna interior lo activará y abriremos el círculo pensando en las ayudas de la cesión a la pierna.
De esta forma el caballo no vaciará la rienda interior, busquemos un contacto uniforme en ambas riendas y el caballo no se escapará de las ayudas.
A la mano que el caballo se incurve con más facilidad, lo llevaremos más recto porque el objetivo es tener un contacto parecido en ambas riendas y a ambos lados del caballo.
Yo recomiendo evitar la incurvación en la parada, la media parada y los pasos atrás.
Podemos hacer figuras en contra incurvación: vamos incurvados al interior, pasamos a una pista y luego al exterior, pasamos a una pista y otra vez al interior. Este ejercicio mejora el empleo de los posteriores y enseña la rectitud.
Un caballo con dificultades para incurvarse no tiene equilibrio y marchará rígido, un caballo incurvado en exceso, pesará mucho sobre su tercio anterior y no se empleará adecuadamente.
Si tenemos dificultades para incurvar al caballo, pongamos atención en las riendas, quizás utilizamos mucho la rienda interior, o la rienda exterior tiene poco contacto.
Una rienda exterior con un contacto adecuado, activando con la pierna interior, despierta el posterior interior y libera la espalda del mismo lado, de esta forma el caballo activa sus posteriores y se vuelve a equilibrar.
Recordar, el caballo se debe llevar sólo, no nos debe pesar en la mano, ni debemos llevarlo por detrás de la vertical.

martes, 16 de enero de 2018

El dolor en los caballos.

Amigos y seguidores de nuestro blog, en este primer Post de este año 2018, me gustaría hablarles de un tema que considero importante: el dolor, porque el bienestar del caballo se debe anteponer a cualquier capricho del jinete.
Una revisión periódica para comprobar el estado de nuestros caballos debería ser obligatoria, muchas veces un dolor no detectado a tiempo causa serias lesiones.
Una revisión completa debería comprobar el estado de la dentadura, el estado físico y el mental, para hacer un buen reconocimiento necesitamos un veterinario y un fisioterapeuta equino competente.
También hay personas que han estudiado psicología equina y son capaces de detectar depresión, problemas de carácter, fobias y otras conductas que se pueden arreglar con un tratamiento adecuado.
En los últimos 20 años he podido comprobar el cambio en la mentalidad de los propietarios de caballos y sus jinetes, antiguamente algunas personas montaban sin tener en cuenta las necesidades naturales de sus caballos y los explotaban sin darse cuenta de que así acortaban su vida útil deportiva, hoy en día los derechos de los animales son una prioridad, por este motivo una obligación de un propietario es vacunar, alimentar adecuadamente, desparasitar y velar por la salud de sus caballos, este último punto incluye el dar un tratamiento adecuado a un caballo enfermo y la prevención de enfermedades.
Una de las cosas que más me ha impresionado es la ayuda psicológica a los caballos, he conocido casos de animales que han muerto por depresión y tratamientos adecuados han mejorado problemas de carácter en algunos ejemplares.
Por desgracia cuando un propietario tiene un caballo con dificultades en su salud, en la mayoría de los casos se deshace de su equino, no busca una solución, no quiere gastar dinero ni tiempo en un animal enfermo, olvidando que en el momento que se compra pasa a ser una responsabilidad de su propietario.
Para mí en lo personal mis caballos se convierten en algo parecido a miembros de mi familia, los cuido lo mejor que puedo y los doy todo mi afecto, contrato un seguro que cubra daños a terceros y enfermedades que requieran tratamiento costoso.
Me preocupo de que hagan ejercicio, de que pasen poco tiempo solos y en su box.
Me gusta mucho que estén en semilibertad en un ambiente lo más natural posible, aunque esto de más trabajo, pero creo que cuando exiges mucho a un caballo, también debes de ser generoso con el.
Hoy en día hay muchos veterinarios, fisios, expertos en acupuntura, herradores, en fin... profesionales de la salud del caballo, ellos se merecen todo nuestro apoyo y confianza, debemos confiar en ellos la salud de nuestros caballos sin escatimar en gastos, si una persona quiere comprar un caballo y no va a ser capaz de cuidarlo adecuadamente, yo le recomiendo por el bienestar del animal que no lo haga.
No seamos egoístas, por no pensar en los demás seres vivos y por no mirar al futuro, estamos dañando el medioambiente y creando problemas irreversibles a los que se tendrán que enfrentar futuras generaciones.
En una revisión veterinaria normal podemos localizar puntos de dolor en el cuerpo del caballo, depende del lugar donde se encuentra el dolor debemos de prestar más atención y buscar la causa para dejar de provocarle sufrimiento y empeorar la lesión. Localizada la causa, le pondremos solución con un tratamiento adecuado.
Las manifestaciones de dolor en un caballo varían dependiendo del temperamento y las características del dolor, este puede ser crónico, y también su localización, siempre duele más en zonas sensibles y en partes del cuerpo que se utilizan en la locomoción.
Algunos signos de dolor:
Inquietud y ansiedad, rechazo a la manipulación, no se quiere mover, perdida de apetito, midriasis y ojos vidriosos, incremento del pulso y la frecuencia respiratoria, rigidez postural, perdida de peso, descansa siempre una extremidad, se apoya en la pared... 
También pueden rechinar los dientes, mover la cola o jugar con el cubo de agua. Cuando el dolor es prolongado en el tiempo, su comportamiento cambia de la inquietud a la depresión, con su cabeza agachada. Si el dolor se asocia a un daño esquelético, el caballo no se quiere mover y se coloca con sus miembros en posturas inusuales (por ejemplo se apoya con todo su peso en las extremidades traseras, y con un pie delantero por delante del otro), y con la cabeza y cuello en una posición fija. 
Si el dolor es abdominal o de tórax, se mira esa zona, se muerde o se golpea, se levanta y se echa con frecuencia, camina en círculos, se levanta con los codos doblados, suda, da vueltas, y se hiere a si mismo, a veces se producen moretones en sus ojos. Estos dolores pueden ser de cólico. 
Una montura mal colocada, provoca dolor, una montura estrecha produce heridas en la cruz, estos dolores son fáciles de diagnósticar al palpar el dorso y la cruz. 
Si observamos algunos de estos signos en nuestros caballos, llamemos pronto al veterinario y sigamos sus recomendaciones. 

domingo, 12 de noviembre de 2017

Cuidando la salud con un buen entrenamiento.

Esqueleto de un caballo PRE con su característica elevación. 
Amigos y seguidores de este nuestro blog, en esta entrada les quiero compartir el último artículo que escribí para la revista Passionpre, excelente publicación que les recomiendo seguir, pueden encontrar muchos articulos de profesionales del caballo PRE que les pueden interesar. 
En el anterior artículo hablamos de cómo adaptar el entrenamiento del caballo a la morfología de una parte de su cuerpo: el dorso, y el conjunto de partes del caballo que se ven comprometidas en su trabajo.
Hoy les quiero hablar del esqueleto del caballo PRE, es importante conocerlo un poco mejor porque es el sostén de la musculatura y el resto de órganos que forman un caballo.
Un PRE tiene el mismo número de huesos que cualquier otra raza de caballos, pero lo que le diferencia de otras razas, es la angulación de sus articulaciones, sobre todo en las extremidades.
Características del esqueleto del caballo PRE:
El tamaño de sus cervicales dan al PRE un cuello considerado de longitud media, ligeramente arqueado.
Tiene los hombros anchos y fuertes de menor inclinación que otras razas, las apófisis espinosas que forman la cruz son menos pronunciadas que los caballos con sangre inglesa.
Espaldas largas y algo oblicuas, costillas largas y arqueadas con un pecho con tendencia a ser ancho.
En los posteriores, la angulación de la cadera forma una grupa redonda y baja, las articulaciones que forman las nalgas están ligeramente arqueadas y las tibias son largas, los huesos del corvejón anchos y con angulación media, los huesos de las cañas traseras son largos.
Los huesos de las cañas de los miembros anteriores son proporcionados ni largos ni cortos, pero los de los antebrazos tienden a ser más largos que en otros caballos de silla, articulación de rodilla muy desarrollada, tiene la articulación del menudillo muy destacada y las cuartillas de ambas extremidades, proporcionadas, ni largas ni cortas.
Estas características junto a un dorso algo hundido y no muy largo pero ancho y arqueado, bien unido a la grupa, producen en el movimiento del PRE las características elevaciones de sus extremidades y el gesto del cuello erguido y cabeza alta.
Los músculos son realmente los responsables del movimiento del caballo, estos crean fuerza que es aplicada al hueso por los tendones, pero la angulación y el tamaño de los huesos y sus articulaciones dan las características al movimiento de cada ejemplar.
Un esqueleto fuerte y desarrollado en óptimas condiciones, da el soporte adecuado y evita el desgaste articular prematuro tan indeseado para la vida deportiva.
El esqueleto del caballo madura desde el momento de su nacimiento hasta que el caballo cumple los ocho años de edad.
El esqueleto está formado por placas de crecimiento que maduran cuando el cartílago que las forma se convierte en hueso.
El esqueleto del PRE madura seis meses más tarde que el de otras razas, por eso un ejemplar no estará casi maduro hasta los seis años, aunque su esqueleto no se cerrara completamente hasta que cumpla los ocho años.
Los huesos que forman las puntas de la nalga y la cadera suelen madurar entre los cinco años y medio y los seis, la columna vertebral sobre los siete años y los corvejones sobre los cinco.
La alimentación y el manejo cuando son potros, influye mucho en su posterior crecimiento y maduración musculo esquelética , no crece igual un caballo criado en libertad que uno estabulado, no se desarrolla igual un caballo que no se alimentó bien que uno que no le falto comida.
También las yeguas maduran seis meses antes que los caballos, cuanto más grande es un caballo más tarda en madurar su esqueleto.
El PRE deja de crecer a lo alto sobre los cinco años y medio.
El cuello y su columna vertebral tardaran otros tres años más en alcanzar la madurez adecuada para soportar los esfuerzos que demanda el deporte.
Así que tenemos un ejemplar maduro sobre los ocho años de vida.
Un caballo que de potro trabaja en exceso sufrirá dolor en las articulaciones y cojeras.
Un caballo que comienza su entrenamiento muy temprano, sufrirá las mismas consecuencias.
Un caballo que comienza a padecer cojeras y dolores en sus extremidades cuando aún no es adulto, no podrá tener una vida deportiva ni llegara sano a la madurez.
Cuando un caballo comienza a ser montado, la libertad y ligereza en sus movimientos se restringe, el movimiento que veíamos en libertad, al ser montado puede cambiar, esto se debe a la compensación que el caballo aprende cuando lleva un jinete encima.
Si el caballo continua con una formación adecuada, con el tiempo recuperara su gracia bajo la silla y sus movimientos mejoraran porque no hemos influido negativamente en su desarrollo.
En el proceso de adiestramiento, cambia el equilibrio del caballo y este aprende a equilibrarse con el jinete encima hasta que es lo suficientemente fuerte para trabajar en reunión, entonces el peso del jinete no influye para la ligereza y elevación en los movimientos del caballo, este proceso puede durar varios años y manifiesta el éxito del entrenamiento del caballo.
Mis consejos:
Hasta los cinco años, debemos trabajar más días pie a tierra que montados, podemos darle cuerda que lo pondrá más musculoso y trabajar con riendas largas, así aprenderá a girar y parar sin jinete y lo hará más confiado, porque pie a tierra se crea mayor confianza al comienzo del adiestramiento.
Montados, no nos excederemos en el tiempo de trabajo, si con un caballo maduro trabajamos una hora, con un potro la mitad será suficiente.
Un par de días podemos trabajarlo al aire libre, dando un paseo por el campo, esto es muy beneficioso para que aprenda a caminar fuera de la pista y también relaja su mente.
Trabajar los tres aires en una cadencia adecuada, no forzara las articulaciones, no puede haber precipitación alguna ni exceso de velocidad al trote y galope.
Importante: no sobrealimentar, el sobre peso daña las articulaciones.

lunes, 2 de octubre de 2017

Arestines.


Amigos y seguidores de este nuestro blog, en esta entrada vamos a hablar de los arestines, un problema muy común que a veces tiene fácil solución si tomamos las precauciones adecuadas.
Los Arestines, son un eczema o psoriasis de las falanges que afecta a las zonas del menudillo, los talones y las cuartillas de las extremidades del caballo. La exposición reiterada a la humedad, el sudor, el barro o la suciedad son las causas que predisponen a que aparezcan arestines, que en algunos casos pueden resultar molestos y dolorosos para el caballo.
Generalmente, la piel sana del caballo actúa de barrera protectora, pero las condiciones de alta humedad, el frío, las lluvias, los terrenos fangosos, cuadras húmedas y sucias o poco ventiladas, pueden facilitar la aparición de diversos microorganismos. Los caballos con las extremidades blancas son propensos a padecer arestines, yo recomiendo tener más precauciones con ellos, para minimizar el riesgo de que aparezcan. Es recomendable después de duchar un caballo, tener una toalla a mano para secar las extremidades, esa es la primera precaución a tomar.
Cuando aparecen los arestines se presentan como una leve dermatitis, la zona de la cuartilla se encuentra irritada, dolorida, sensible, enrojecida y caliente. Si el daño es alto, la zona estará más blanda y con heridas abiertas. Además, se percibirá pérdida de pelo, inflamación y costras, llegando incluso a provocar infecciones y profundas grietas en las zonas afectadas.
Los síntomas de los arestines son:
  • Irritación de la piel de la zona de los pliegues de la cuartilla, mostrándose la zona dolorida, sensible, enrojecida y con calor.
  • Existe perdida de pelo.
  • La piel se muestra costrosa e inflamada.
  • Si la dolencia está muy avanzada pueden aparecer exudados provocando infecciones del miembro afectado.
  • Cuando esta muy avanzada puede llegar a formar profundas grietas en la zonas afectadas. Estas fases son de gran molestia y dolor para el caballos.
  • En esas fases la cojera será marcada, si bien en las fases iniciales también puede aparecer.
Para que no aparezcan los arestines, es recomendable prestar mucha atención a la limpieza de la zona de atrás de la cuartilla y los talones (es la zona donde suelen aparecer). No se trata solamente de quitar el barro, sino de saber que la humedad también puede ser una causa de que aparezcan los arestines. Secar los pies y las manos de los caballos después de la ducha se tiene que convertir en una rutina. 
1.- Tan pronto como diagnostiquemos la patología, debemos alejar al caballo del entorno que le esta provocando el problema. 
2.- Eliminar el pelo de la zona afectada incluyendo una zona de seguridad alrededor de la misma.
3.- Lavar la zona si es posible con un jabón antibacteriano y antifúngico, yo utilizo betadine (solución de yodo).
4- Quitar las costras con cuidado para no dañar aún mas la zona afectada.
5.- Después lavar para limpiar el yodo.
6.- Secar bien la zona afectada. 
7.- Ponerle un gel o cremas calmantes, la vaselina también ayuda. En el caso de que la zona estuviese infectada, seria necesario un tratamiento a base de antibióticos que vuestro veterinario os debe suministrar, también existen pomadas especiales para arestines que hay que comprar en tiendas de veterinaria, son muy efectivas pues matan los microorganismos, pero hay que aplicarlas con guantes.